Un blog, un canal de comunicación

Hemos creado este espacio todos nuestros usuarios, todo aquel que visite nuestro portal y a quién guste escribir. Desde aquí plasmaremos conceptos, consejos y maneras de construir un blog. Además, proporcionaremos algún que otro truco para sacar el mayor rendimiento a tu cuenta de Blog Experience.

Un Blog consiste en transmitir la información relacionada con un tema concreto. Blog Experience se quiere acercar a todas esas personas que les gusta escribir de manera profesional o simplemente por hobby. Nuestro objetivo es facilitar una herramienta para poder expresar sus ideas, opiniones o experiencias por escrito, en este mundo cada vez más digital. Haciéndolo de forma anónima o en busca del reconocimiento.

Consejos a la hora de redactar (Parte I)

La expresión escrita es uno de los logros más importantes de la humanidad. Es capaz de transmitir conocimientos, de emocionarnos y establecer vínculos. Os dejamos una serie de consejos a la hora de redactar historias.

Para todos aquellos que se están iniciando en esto de escribir historias, ya sean cortas, medias o largas, de cualquier tipo de temática, hemos recopilado un conjunto de directrices que posiblemente ayuden a los iniciados y/o no tan iniciados en esta labor. Mucha gente infravalora el poder que tienen las palabras y lo que son capaces de hacer sentir a otras personas.

Empecemos, primero copia en fichas todos los finales que se te ocurran para un relato así como sus inicios, prueba todas las combinaciones posibles y elige la más eficaz. Contempla la vida, los hechos, los sentimientos, las cosas, las palabras... con actitud de asombro, de extrañeza, y escribe a partir de las nuevas percepciones que así tengas de todo ello. Inventa nuevas formas de enfocar nuestros actos cotidianos y escribe sobre ellos.

Mira los objetos de tu casa o lugar donde estés escribiendo como si pertenecieran a otro mundo y escribe sobre la nueva forma que tienes de percibirlos. Inventa ese mundo en el que las personas hablen con las cosas y las cosas hablen entre sí. Observa lugares bucólicos y descríbelos. Extrae noticias truculentas de periódicos sensacionalistas y ambienta los sucesos en dichos lugares. De entre todas las ideas que se te agolpen en la mente, apunta una; la más simple, la más atractiva o la primera que puedas atrapar, sin preocuparte por perder las restantes en el camino. Es bueno relajarse unos minutos antes de comenzar a escribir, concentrarse en la respiración, para dejar fluir los pensamientos; coger al vuelo palabras que pasen por la mente y llevarlas a la página. Se puede trabajar con listas de vocablos existentes, tales como las de las páginas amarillas, la carta de un restaurante o la cartelera de los cines.

Plantéate la mayor cantidad posible de formas de soledad existentes de manera que puedas desarrollar en un texto la que más pueda conmover. Estate alerta cuando te sientas angustiado para rescatar aquellas imágenes que dan forma a la angustia. Escribe sin estar pendiente del calendario, del reloj ni de lo que consigas; simplemente, hazlo, escribe sobre un tema, elegido a conciencia, que te produzca la más intensa e íntima liberación. Imagina varias situaciones que ocurren en distintos lugares a la misma hora como método para contar algo desde distintos puntos de vista. Repite un mismo itinerario mental en distintas ocasiones para comparar resultados y recoger la mayor cantidad posible de material sobre vivencias.

Imagina un viaje de afuera hacia adentro y otro de adentro hacia fuera de ti mismo y escribe el "trayecto" del mismo. Planifica el viaje interior por el territorio que sea más propicio para las representaciones imaginarias. Puedes practicar el aislamiento durante un período programado de tiempo que puede ir, por ejemplo, desde un día completo hasta una semana, un mes... y anota lo que experimentes en ese lapso de tiempo.

Escribe un texto a partir de la comparación de dos realidades: recuerdos, sueños, experiencias vividas, sonidos, perfumes... Redacta un texto a partir de semejanzas y diferencias que resulten de compararse uno mismo con otra persona. Encuentra las palabras que más placer te produzcan o más significaciones te provoquen para unirlas en componentes de una imagen. Apela a tus sentidos diferenciando aromas, sabores, sonidos, observaciones y sensaciones táctiles de todo tipo para incluir en tu lista para constituir imágenes.

De momento, esto es todo hasta ahora. Intenta quedarte con lo que necesitas, o bien, con lo que te ha parecido buena idea aplicar en tu casp. En la siguiente publicación seguiremos proporcionando nuevos consejos. ¡Hasta pronto!

blog_experience - Editado el 23/08/2013