Sueños intencionadamente imposibles - h2ocrystal avatar_usuario

Cuando pienso en la cantidad de cosas que me gustaría hacer, ir a ver, conocer y experimentar, espero no estar yendo más allá de mis propias limitaciones.

El odio, arma de destrucción masiva

29/08/2013 - h2ocrystal

Hace unos días escuché una entrevista de un humorista en la televisión y me hizo pensar sobre algunas alusiones que hizo al odio. Es más peligroso de lo que realmente creemos y tiene un gran poder de destrucción.

¿Cómo un simple sentimiento es capaz de hacer tanto mal? Aunque también nos podemos hacer la misma pregunta con el amor. Poniéndonos algo pedantes, busquemos la definición de esta palabra: "Antipatía y aversión hacia algo o hacia alguien cuyo mal se desea." El origen de dicho rechazo deriva de varios otros sentimientos igual de dañinos. Muchas personas piensan que el sentimiento que lleva a la estupidez es el miedo. Pero yo creo que quien infunde el miedo son personas que tienen mucho odio dentro de ellas. Gran parte del miedo que sufre la humanidad se podría eliminar si se eliminan a los personajes que con tanto odio infunden miedo en el corazón de la gente.

Paremos a pensar en esto último un momento. La persona que odia, es proclive a infundir miedo a otras, es un hecho. Sólo hay que echar un vistazo a la historia. ¿Qué sentía Hitler hacia los judíos? odio, lo que le llevó a infundir miedo y casi el exterminio de todos los judíos. ¿Qué es lo que sienten muchos de los caciques en África hacia otros pueblos cercanos? pues odio, y con ello miedo, exilio y devastaciones. ¿Qué es lo que siente la afición de un equipo por la contraria en un partido de casi cualquier deporte?, odio de nuevo. El odio es la mayor arma de destrucción masiva que el ser humano ha poseído siempre. Las guerras, los asesinatos, el fraude, etc.. todo ello movido por este sentimiento que deberíamos evitar a toda costa.

Hoy en día es algo realmente difícil. Sobre todo cuando el sentimiento del odio se encuentra en todos lados. En televisión, en radio, en la calle... Estamos inundados de él. Reconozco que es sencillo caer en sus redes y de oscurecer nuestro corazón. Pero de la misma manera que el ser humano es capaz de hacer la pero de las barbaridades, también es capaz de hacer la mayor de las maravillas. Es algo inherente a sí mismo. Dentro de cada uno de nosotros existe una cálida luz para combatir tanta oscuridad que pretende hacerse paso hasta lo más hondo de nosotros.

No son muchos los que son capaces de encontrarla y potenciar esa parte buena de uno mismo. Normalmente son personas sabias. Sabias, que no es lo mismo que inteligente. Un sabio es capaz de discernir el odio enmascarado. Es capaz de convertir el odio de otros en amor o, al menos, en empatía.

Intentemos ser todos un poco más sabios cada día. Si odiamos algo, intentemos conocerlo, saber cómo es, ver todos sus aspectos y desde todos los ángulos. Os garantizo que ese sentimiento desaparecerá, por que lo entenderéis. Y lo más importante, entenderéis porque lo odiáis. Y esa cálida luz que llevamos todos dentro, cada vez que superemos el odio sobre algo, se reforzará y se hará mas fuerte para la siguiente ocasión en que nos vuelva a acometer ese sentimiento.

Creo que esta reflexión nos puede ayudar a muchos que alguna vez hemos experimentado el odio, o las consecuencias del mismo. Recordad, sin odio, la vida es infinitamente feliz.

Recomienda o valora

Archivo

Publicidad