Practica Yoga

Consejos y posturas para iniciarse en la practica del Yoga. Ejercitar la Meditación y liberar tu mente.

Meditación para principiantes

Algunos consejos prácticos para iniciarse en la meditación, posturas, respiración..

En principio la meditación se asocia conocimiento del Yoga, aunque no es necesario practicar ésta disciplina para dedicar diariamente durante unos minutos la realización de esta "asana" o postura que nos ayudará a conectar mejor nuestra paz interior, profundizar en nuestro espacio interno, reportando beneficios a nuestra salud y bienestar fí­sico.

La postura más conocida es la Flor de Loto, de ésta parten muchas variaciones, pero quizás la más fácil de adoptar para alguien que quiera iniciarse al mundo de la meditación es la "sukhasana". Se requiere tener al menos un poco de flexibilidad ya que la parte más acusada es la zona de la articulación de las rodillas y los tobillos, sin perder de vista la correcta disposición del tronco que debe permanecer en un verticalidad absoluta.

Empezamos sentados sobre un cojí­n o "zafu", que no debe ser ni muy alto ni muy bajo, adaptada a las necesidades de cada individuo. Entrelazamos las piernas, es decir doblamos la pierna derecha bajo el muslo izquierdo y la pierna izquierda bajo el muslo derecho y finalmente colocamos las manos sobre las rodillas con las palmas hacia arriba, podemos juntar el dedo í­ndice con el dedo pulgar quedando el resto de dedos extendidos.

Tenemos que intentar que nuestra espalda permanezca erguida, para ello lo más adecuado es acercar las rodillas lo máximo posible al suelo. Debemos tener muy en cuenta la disposición de la zona pélvica al sentarnos, su correcta colocación hará que es resto del tronco permanezca erguido. Recordamos que no se trata de forzar la espalda es meramente una cuestión de equilibrio y establecer una postura óptima para la práctica de la meditación.

El pecho debe estar ligeramente elevado, hombros relajados y echados hacia atrás de manera natural sin forzar. En el cuello, las vértebras cervicales del cuello están estiradas. La cabeza horizontal debe permanecer en lí­nea con la columna.

Hasta aquí­ todo lo relativo a la colocación del cuerpo, ahora nos falta cerrar los ojos de manera tenue concentrarnos en la respiración inhalando y exhalando de manera profunda y pausada y fijar la atención en nuestro "chakra Ajna", que se encuentra en el entrecejo.

Podemos practicar la meditación de diferentes formas ya sea manteniendo la postura y respiración adecuadas como emplear diferentes "mantras" que consisten en pronunciar frases o sonidos de manera continua y repetida para profundizar en el estado mediativo así­ como apartar de la mente las posibles distracciones.